Mensaje del 16 de Julio del 2020

Caminando sobre las aguas

Mensaje del 16 de Julio del 2020

16 de julio de 2020. Mi querido hijo, al encontrar a la mujer en el pozo para ofrecerle una copa de mi misericordia espiritual y eterna, en compasión por su alma que había sido tan rota, asustada, tan necesitada de mi amor para iluminar su corazón, para darle el gozo de su Salvador y para transformar su alma. En ese momento tuvo lugar un gran milagro para toda la eternidad, una señal para todas las almas que son rechazadas, que son marginadas, que son juzgadas. Porque Yo dije: Porque dije: Juzgad para que no seáis juzgados y amaos unos a otros como Yo os amo, y lo mínimo que hacéis por Mí lo haréis por mi hermano. Sí, deseo que a través de estos mensajes os ofrezco a mis hijos la copa, la copa dorada de Mi misericordia eterna, llena de las aguas de renovación y de vida diaria, llenas de las aguas del amor que limpian, que sanan, que transforman y dan luz al alma. Te amo, te amo a ti y a todos mis hijos tan necesitados.