Alegría del amor de Dios

Alegría del amor de Dios

Alegría del amor de Dios

Caminando sobre las aguas

Alegría del amor de Dios

2) Encuentra ALEGRÍA en los desafíos cotidianos sabiendo que Jesús está contigo.

Mis queridos hijos: Los amo, los amo tanto a cada uno de ustedes y cuando se sientan muy tristes y asustados, deseo que depositen toda su confianza en Mí, que pongan todas sus cargas dentro del jardín eterno de mi Sagrado Corazón para que sean restaurados a mis gracias y reciban las bendiciones de mi amor cada día. Esto les traerá gozo, la alegría de confiar en Mí, la alegría de amarme, la alegría de ser realizado por Mí y permitirme realizar su vida en todas las cosas. Sepan que el poder de la fe es el poder de mi amor, el poder de la alegría en el corazón, el gozo que deseo darles a través de la práctica de su fe, leyendo mis palabras de luz, viviendo y siendo obediente a mi ejemplo, sabiendo y confiando en que siempre estoy con ustedes y que nunca serán vencidos por las penas de este mundo. Sepan que mi gozo les dará fuerza y les dará paz y, al buscarme, al procurar ser amados por Mí, al confiar en Mí, siempre recibirán la alegría en mi Corazón que deseo darles; ésta será su fuerza.

Sí, satán no desea que confíen en mí, que confíen en mi amor misericordioso y en el poder de mi Espíritu para consolarlos, guiarlos y sostenerlos cada día, para otorgarles la sabiduría de la luz, porque él desea mantenerlos en la oscuridad de la desesperación y la tristeza. Sepan que superé la muerte, saben que soy luz y que la alegría de mi resurrección está siempre con ustedes para darles esperanza en el nuevo milagro de la vida cada día, en el milagro del amor, la paz y la alegría que deseo ofrecerles. Confíen en Mí, mis queridos hijos; confíen siempre en Mi, su Luz eterna y Príncipe de paz.

Mis queridos hijos mi gozo eterno es como un río de luz para sus almas, para traerles paz, para traerles felicidad, purificar sus corazones confiando más profundamente en Mí cada día, para guiarlos y sostenerlos a través del poder del Espíritu Santo; para guiarlos y sostenerlos en la santa luz de mi amor, viviendo mi ejemplo y de acuerdo con la alegría y la esperanza, las promesas de mi Palabra, que son vida y luz para sus almas que vencen toda oscuridad, desesperación y tristeza.

Conozco vuestros corazones, queridos hijos, confíen en Mí, confíen en mi Misericordia, confíen en mi amor; esto se les cumplirá cada día; esto los sostendrá a través de los desafíos, problemas y penas más difíciles de la vida. Caminen en paz, queridos hijos, caminen en mi amor, sepan que siempre estoy con ustedes y nunca los abandonaré. Yo, su Salvador de la luz y de la cruz de la santa resurrección, sobreviví todas las tinieblas para traerles paz, el don de la salvación y el gozo de conocer la salvación a través de mí, su amoroso Salvador.